ARAUCO ‧ Schmuck ‧ Kunst ‧ Wein

Kontakt & Öffnungszeiten

ARAUCO

Trödelmarkt 13
90403 Nürnberg

Telefon
+49 (0)911 244 82 57

Öffnungszeiten

Mo - Mi:
11 - 13 Uhr & 14 - 18 Uhr
Do - Fr:
11 - 13 Uhr & 14 - 19 Uhr
Sa:
11 - 16 Uhr

Anmelden / Registrieren

Anmelden

Kennwort vergessen?

Neukunde?

Hier können Sie sich registrieren

Neues Benutzerkonto anlegen

Ihr Warenkorb ist leer

Obra de Henrique Lemes.
Obra de Henrique Lemes.
Venissage frente a la Galería Arauco. De izq. a derecha, el músico Rodrigo Santa María, la presidenta de Ponte Cultura Marianne Stüve, las artistas brasileñas Leila de Sarquis y Fernanda Amalfi, Annette Bausewein y la diseñadora de joyas Julia Oehler. Atrás, Alejandro Franco.
Venissage frente a la Galería Arauco. De izq. a derecha, el músico Rodrigo Santa María, la presidenta de Ponte Cultura Marianne Stüve, las artistas brasileñas Leila de Sarquis y Fernanda Amalfi, Annette Bausewein y la diseñadora de joyas Julia Oehler. Atrás, Alejandro Franco.
El músico chillanejo Patricio Henríquez en concierto frente a Arauco.
El músico chillanejo Patricio Henríquez en concierto frente a Arauco.
En la revista "Prinz", Annette y Alejandro.
En la revista "Prinz", Annette y Alejandro.
Ubicación de Arauco en el centro de Núremberg.
Ubicación de Arauco en el centro de Núremberg.

Alejandro Franco - Un Chillanejo en Alemania

Alejandro Franco y su esposa Annette Bausewein cumplen con la galería Arauco –desde su fundación en 1993– una excelente labor de promoción cultural, presentando en su galería a artistas experimentados y reconocidos en la escena latinoamericana, pero sin ignorar a los nuevos creadores que dejan correr su imaginación hacia la pintura, la escultura y la fotografía. Podríamos decir que la Galería Arauco es un lugar de visita obligatorio para todo aquel que en Baviera, en el sur de Alemania, desea familiarizarse con las tendencias actuales del arte de nuestro continente.

Los medios de prensa de Baviera, generalmente discretos, no tienen reparos en designar a la galería Arauco como “Un continente en un espacio pequeño”, o “Una puerta hacia el Sur”, o “Un continente cerca a nuestras puertas”, destacando el rol de Alejandro Franco como un embajador de la cultura latinoamericana. Este éxito y reconocimiento alcanzado por Alejandro Franco, tanto por parte de las autoridades locales y regionales, así como de los medios de comunicación, es fruto del esfuerzo sacrificado de muchos años de trabajo, iniciado en 1978, diríase empujado por las circunstancias.

Por la Galería Arauco han desfilado desde su fundación, hace 18 años, prestigiosos intelectuales, como el escritor chileno Antonio Skarmeta; el premio Nóbel de la Paz, el argentino Adolfo Pérez Esquivel; así como el pintor mexicano Rubén Gallardo; el colombiano Omar Alberto Gómez; el brasileño Tiberio Nascimento, entre otros, que han dejado sus firmas en el libro de visitas. La Galería Arauco también le ofrece oportunidad de presentar sus creaciones a artistas alemanes interesados en la temática latinoamericana. Además de la pintura, en Arauco se puede hallar buen vino de Chile o Argentina, así como joyería fina en plata y oro.

Pero,antes de continuar, será mejor empezar desde el principio. Alejandro Franco Arratia nació en Temuco (13-XI-1949), pero asistió e hizo los estudios primarios y secundarios en el Liceo de Hombres de Chillán, a unos 420 Kms. al sur de Santiago. El es el mayor entre tres hijos de la familia. Su padre, Alejandro Franco Amaro, fue Jefe de los Carabineros y Prefecto de la Provincia de Ñuble. Su madre, Ernestina Arratia de Franco, enseñó música en el Liceo de Niñas, y posteriormente en la Universidad de Concepción. Una hermana y un hermano de Alejandro viven actualmente en Chile.

Alejandro fue a la escuela en Chillán, donde estudió la primaria y la secundaria. “Fuimos al Liceo en la época en la que los centros estatales tenían excelente educación”, declara orgulloso. Después de aprender en el Liceo de Hombres, partió hacia Concepción, a fin de estudiar en la Universidad. Terminó sus estudios con el título de Sociólogo. Después de realizar prácticas en Empresa Nacional del Carbón, fue incorporado por cuatro años a dicha empresa, como asesor del gerente general
en la parte de desarrollo social, una labor importante en una región con graves problemas laborales y sociales.

En 1975 Alejandro fue detenido en Concepción, en la Villa San Pedro. “Me llevaron primero a Talcahuano y después a la Base Naval”, recuerda aún con dolor. Allí, en la Base Naval lo mantuvieron cautivo durante tres meses, juntamente con otros prisioneros, principalmente estudiantes de Concepción. “Mientras yo estaba en la cárcel, mi padre hizo todo lo posible para lograr mi liberación. El había sido jefe de carabineros en la provincia. Un día él sufrió un accidente, se cayó de una escalera, se quebró la cadera y las piernas. Quedó muy mal de salud. Es posible que el accidente de mi padre haya influido indirectamente en que me dejaran libre, a fin de ir a visitarlo. Así pude salir de la cárcel, y regresé a mi casa”.

“Dos años después, en 1977 agentes de la DINA sorpresivamente volvieron a allanar mi casa, destrozaron la puerta, los muebles, golpearon a mi compañera, quien se encontraba allí. Yo me encontraba fuera de mi casa. Sólo esa circunstancia me permitió sobrevivir”. Agrega que “por eso tuvimos que salir de Concepción. Fuimos a Santiago y allí nos apoyaron personas de los organismos de Derechos Humanos”.

Durante estos “años de plomo”, los militares acusaron a Alejandro de formar parte de las redes de apoyo de un movimiento político de izquierda. A causa de la detención sufrida 1975, en la Vicaría de la Solidaridad existían actas sobre las torturas y los abusos que los militares de la dictadura le infligieron a Alejandro. La Vicaria de la Solidaridad ayudó a Alejandro y su compañera a salir de Chile y establecerse en Alemania.

Dejemos que él mismo nos cuente su historia: “Llegué a Alemania a fines de abril de1977, directamente de Santiago de Chile a Frankfurt y de allí a Dusseldorf. De allí fui buscado en un bus que nos llevó a Bochum, donde me establecí por cerca de 10 meses. Encontré un ambiente extraño con otro idioma, otras costumbres, otro clima. Como muchos otros exiliados, llegué sufriendo los traumas de la cárcel, el exilio, la inseguridad del futuro, el dolor de abandonar a la familia que tanto se quiere.

En Alemania recibí una beca del Ökumenisches Studienwerk, dirigido por el pastor luterano Heinz Dressel y que nos permitió afrontar los gastos de establecerme en el país y empezar a organizar la vida futura. Más tarde, en 1978, ya establecido en Bochum, recibí una y beca y vine a estudiar a Nürnberg.

En 1978 encontré aquí al profesor Hans Albert Steger, quien me dijo que si yo venía a Nürnberg podría trabajar en la Universidad en asuntos relacionados con América Latina. Desde esa fecha trabajo como docente contratado por la Universidad Friedrich-Alexander de Erlangen y Núremberg. Enseño por horas el idioma español y cursos de Cultura y Civilización de Latinoamérica. Pero con ese trabajo por horas uno no se puede financiar la vida, mucho menos si tiene una esposa e hijos, como en mi caso, pues con Annette he tenido cuatro hijos: Pablo (25), Leo (23), Aura (20), y Emilio Lautaro (16).

Entonces yo pensé en buscarme una fuente de ingresos como independiente. Primero probamos, junto con otras personas, con una tienda de lapislázuli. Más tarde, en julio de 1993 nació Arauco, una combinación de Galería de arte con joyas y vino latinoamericano. Empezamos con un local en la Weißgerbergasse. Posteriormente, en 1996 nos mudamos a nuestro local actual, en Trödelmarkt, a orillas del rio Pegnitz. Elegimos el nombre Arauco. Es un homenaje a un pueblo que combatió a los conquistadores durante siglos.

Somos un punto de contacto para la ciudad. Cuando la Universidad o la Municipalidad de Nürnberg necesitan un músico, un escritor, un pintor latinoamericano, nos consultan, ya que aquí contamos con un banco de datos muy grande sobre creadores latinoamericanos. Ángel Parra estuvo en Nürnberg. Nosotros facilitamos los contactos.

En nuestros casi 20 años de existencia hemos presentado la crema de la crema del arte latinoamericano, exponiendo las obras de 50 artistas de 10 países latinoamericanos. De Chillán y de la región hemos presentado, entre otros, a Hernando León, Luis Guzmán, Fernando Tejeda, Oswaldo Guayasamín, Antonio Skarmeta, primero como escritor y luego como embajador de Chile.

Hemos organizado exposiciones con Osvaldo Bacman, Ricardo Fuhrmann, Mario Díaz Suárez, de Argentina; así como con Henrique Lemes, Ileana Dimitriu, Fernanda Amalfi, Gustavo da Liña, Angelo Milani, de Brasil; con Luis Guzmán Molina, Hernando León, Pablo Lira, Sara Quiroz, Osvaldo Rodriguez Musso el “Gitano”, Mario Tapia, Sergio Vesely, Fernando Tejeda, de Chile; Omar Gómez, de Colombia, Rubén Gallardo, de México, entre otros.

Somos conocidos en toda Alemania. Las embajadas nos llaman, a veces, cuando viene un artista latinoamericano, nos piden apoyo. Nosotros tratamos de facilitarle a los artistas su acceso al público alemán. Pienso que la imagen que se tiene hoy de la cultura latinoamericana aquí ha cambiado, gracias a los esfuerzos de nuestra galería. Cuando llegué se tenía aquí la imagen de que en América Latina solo existía folklore. Pero cuando presentas a Fernando Tejeda o Hernando León, Rubén Gallardo, Oswaldo Bacman, el público recibe otra visión. En nuestro continente hay una creación moderna en la pintura, y que no es una copia de lo que hay en Europa, que tiene su propia característica, con colores fuertes.

Antes la gente venía a la galería, miraban pero no compraban. En general según mi apreciación, era muy poco lo que se vendía. Pero según los mismos artistas, aquí se vende bien. La tendencia es que las ventas aumentan. No repito una exposición antes de dos años, pero ellos quieren venir con más frecuencia.

Me imagino que para los 20 años haremos una retrospectiva, con los artistas que nos han apoyado, haremos una fiesta en la isla donde se encuentra la Galería. Esta isla es como un paraíso dentro de Nürnberg. Nosotros hemos aportado a la belleza de ese paraíso llamado Trödelmarkt. Con mucha razón ha dicho Antonio Skármeta que la Galería Arauco es una joya auténtica en Núremberg.

Esteban Cuya
Periodista Departamento Relaciones
Internacionales Núremberg

Revista Quinchamalí - Artes - Letras - Sociedad

Auspician: Taller de Cultura Regional, Universidad del Bío-Bío Instituto O´Higginiano de Ñuble Chillán, Chile

Ver: www.arauco.de

Esteban Cuya, Núremberg, 2011
Revista Quinchamalí
Diciembre N° 6 - 2011

« zurück zu allen Presseartikeln